Mujeres migrantes

Las mujeres migrantes ya no son simplemente aquellas que son “traídas” o “reagrupadas” por sus maridos, algo que invisibilizaba a todas las que establecían su propio proyecto migratorio.

Las mujeres migrantes no son mujeres vulnerables, son vulnerabilizadas. Lo que las ha llevado a eso es la existencia de un aparato jurídico-político-militar que les recuerda constantemente que no son ciudadanas y que está basado en el control racial, la privación de libertad en los Centros de Internamiento de Extranjeros, las deportaciones, las violaciones de los derechos humanos y derechos sociales a través del racismo institucional. Por medio de esas condiciones se crea esa situación de vulnerabilidad.

Las mujeres han ocupado una posición subalterna en el sistema capitalista heteropatriarcal al coincidir categorías como las de ser mujer y migrante. El hecho de estar en una situación administrativa irregular las sitúa en una posición más subalterna si cabe ya que, por todos los modos, se les intenta invisibilizar.

Más información


Helena Maleno, defensora de los derechos humanos: “Las mujeres deben normalizar la violencia para sobrevivir”

La activista ha elaborado una investigación para Alianza para la Solidaridad con testimonios de cien mujeres subsaharianas que hablan de violaciones, pobreza y exclusión.